Matriz de Control

Concepto:

La matriz de control es una herramienta complementaria a todos los aspectos relacionados con el control de un proceso y que sirve para planificar el contenido y el desarrollo de un sistema de control. Resume el plan de acción aplicado a un proceso fuera de control. Normalmente incluye la variable de control (lo que se mide), la forma de medición, el lugar y momento de medición, el estándar, quién hace el análisis, quién actúa y cómo actuar. Las matrices de control son claves para el Diseño del sistema de control, la Implantación y el Mantenimiento de los resultados obtenidos.

Cómo interpretar una matriz de control:

Las matrices de control deben revisarse utilizando preguntas como ¿están todas las características críticas del proceso y sus productos medidas con, al menos, una variable de control?, ¿permitirá el plan propuesto para cada variable de control recuperar el control pronto? o ¿hace el plan de control el máximo uso posible de los principios de autocontrol?. Esta herramienta es muy recomendada siempre que se desarrolle un sistema de control.

Cómo elaborar una matriz de control:

  1. Identificar las variables de control necesarias.
  2. Definir cómo se medirá cada variable de control.
  3. Definir dónde y cuando se realizarán las mediciones.
  4. Establecer un estándar de funcionamiento (límite de control).
  5. Decidir quién analizará las mediciones en el proceso.
  6. Decidir quién actuará para diagnosticar y eliminar la causa.
  7. Decidir qué pasos se han de tomar para poner de nuevo el proceso bajo control.
  8. Revisar la matriz de control, garantizando la identificación de todas las variables de control críticas.


Volver al índice